La importancia del lavado de manos

23 de febrero de 2018

La importancia del lavado de manos en casa

El lavado de manos con agua y jabón es una de las maneras más efectivas y económicas para prevenir las enfermedades infecciosas en casa y hospitales así como también mejorar la seguridad del paciente. La presencia de enfermedades como las diarreas e infecciones respiratorias en los niños son la principal causa de demanda en los establecimientos de salud, ya sea por consulta externa o de hospitalización; estas enfermedades se pueden prevenir con tan solo lavarse las manos con agua y jabón.

Lavarse las manos puede ser la clave de supervivencia de millones de personas, especialmente para los grupos de edad más vulnerables como son los recién nacidos, niños menores de 5 años, gestantes, personas con enfermedades crónicas, adultos mayores y personas hospitalizadas.

Perú y el Resto del Mundo:

Según Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Diariamente mueren 5 mil niños a causa de la diarrea, llamada “Enfermedad de las Manos Sucias”, mayoritariamente en África y Asia. Asimismo, la organización reveló que las enfermedades diarreicas que cobran al año 600,000 vidas, son las principalmente causan la de muerte de niños menores de cinco años.

Cada año, más de 3.5 millones de niños no llegan a celebrar su quinto cumpleaños debido a enfermedades como la diarrea y a la neumonía. Al respecto, se puede afirmar que podrían evitarse la mitad de estas muertes si los niños se lavaran las manos con jabón antes de comer y después de ir del baño.

En el Perú y en países en vías de desarrollo, la prevalencia de morbilidad por gastroenteritis e infecciones respiratorias en los niños es la principal causa de demanda en la consulta externa, así como de hospitalización; estas enfermedades se pueden prevenir con tan sólo lavarse las manos con agua y jabón, así como el uso de geles desinfectantes. Esta medida podría salvar más vidas que cualquier vacuna, reducir la mortalidad por diarreas en un 50% y un 25% de las muertes por infecciones respiratorias agudas. Unicef ha declarado el 15 de octubre el Día Internacional de Lavarse las Manos a fin de concienciar sobre la importancia de una buena higiene.

Historia:

Existen múltiples evidencias que demuestran que el uso correcto de medidas higiénicas disminuyen la morbilidad y mortalidad por infecciones nosocomiales desde el siglo XIX. Un ejemplo de ello es Ignaz Semmelweis (1818-1865) quien se preocupó por la alta tasa de mortalidad entre las parturientas por fiebre puerperal; sus reportes llegaron a registrar hasta un 90% de la mortalidad, por lo que el médico húngaro decidió averiguar cuál era la causa. Semmelweis encontró que en el hospital vienés donde trabajaba, la maternidad estaba dividida en dos pabellones, los cuales estaban a cargo de dos médicos diferentes. En el primer pabellón, las mujeres embarazadas eran asistidas por médicos y estudiantes de medicina, mientras que en el segundo, los partos eran atendidos por las tradicionales matronas. Semmelweis observó que la tasa de mortalidad era muy baja en el segundo pabellón; intrigado, comenzó a observar cómo era la atención en este último pabellón.

Semmelweis descubrió horrorizado que tanto él, como los médicos y estudiantes habían sido los responsables de tantas muertes, ya que los médicos no limpiaban el instrumental después de tratar a cada paciente y tampoco se lavaban las manos, a diferencia de la práctica ancestral de las matronas, que era mucho más higiénica, lo que evitaba que las madres no sucumbieran a las infecciones del postparto. El doctor Klein, jefe de Semmelweis, no daba crédito a la teoría de Semmelweis, por lo que las muertes siguieron sucediendo. Desesperado ante esta situación, instaló lavabos y obligó, tanto a los estudiantes como a los médicos a lavarse las manos, así como a esterilizar el instrumental que utilizaban en cada intervención o procedimiento, con esta intervención, se redujo la mortalidad de las parturientas en los años siguientes, demostrando que la higiene ayudaba a salvar vidas.

Serguey Kolesnikov miembro de la Academia de Ciencias Médicas de Rusia, en el 2010 reportó que las epidemias descendieron notablemente tras la aparición del jabón, el cual apareció relativamente hace poco, pero parece que lo usamos durante siglos. Anteriormente se empleaban soluciones alcalinas y agua pura.

Enfermedades asociadas con la falta de Higiene de las Manos:
Aquí cuatro enfermedades que pueden contraer por no lavarse las manos:

  • Influenza: Distintos tipos de influenza pueden propagarse al no lavarse las manos, incluyendo la H1N1.
  • Diarrea: Miles de personas mueren al año a causa de enfermedades diarreicas que se contagian por no lavarse las manos.
  • Enfermedades respiratorias: La gripe y el resfriado común pueden evitarse si se lavan las manos, ya que se eliminan los microorganismos que causan estas enfermedades.
  • Hepatitis A: Se transmite vía fecal-oral.

Recomendaciones para el Lavado de Manos con Agua y Jabón:

  • Mantener las uñas cortas y limpias, sin esmaltes ni postizos. Las uñas largas aumentan el riesgo de rotura de guantes.
  • No usar anillos, relojes ni pulseras. Estos elementos actúan como reservorio y dificultan la limpieza de manos y antebrazos. El uso de cremas hidratantes después de la actividad laboral se considera recomendable porque aumenta la resistencia de la piel y al mantenerse íntegra disminuye la contaminación por gérmenes.
  • Usar preferiblemente los jabones con dosificador.
  • No reutilizar los envases de jabón, ya que se contaminan fácilmente.
  • Usar toalla de papel, ya que la de tela se contamina fácilmente.
  • El uso de guantes no suple el lavado de manos.

Técnica del lavado de las Manos con Agua y Jabón:
Se utiliza agua, jabón líquido (mejor con dosificador o dispensador), lavado y toalla de papel desechable.

  • Mójese las manos con agua;
  • Deposite en la palma de la mano una cantidad de jabón suficiente para cubrir todas las superficies de las manos;
  • Frótese las palmas de las manos entre sí.
  • Frótese la palma de la mano derecha contra el dorso de la mano izquierda entrelazando los dedos y viceversa.
  • Frótese las palmas de las manos entre sí, con los dedos entrelazados.
  • Frótese el dorso de los dedos de una mano con la palma de la mano opuesta, agarrándose los dedos.
  • Frótese con un movimiento de rotación el pulgar izquierdo atrapándolo con la palma de la mano derecha y viceversa.
  • Frótese la punta de los dedos de la mano derecha contra la palma de la mano izquierda, haciendo un movimiento de rotación y viceversa.
  • Enjuáguese las manos con agua.
  • Séquese con una toalla desechable.
  • Utiliza la toalla para cerrar el grifo.

¡SUS MANOS SON SEGURAS!

Esta técnica se utiliza principalmente en todos los centros sanitarios y siempre utilizando los 5 momentos para la higiene de manos.

Por eso en Jasmédica consideramos que no está de más recordar el uso permanente y consciente del agua y del jabón, así como la importancia que tuvo su descubrimiento y su uso en la historia de la medicina. Por esto es necesario difundir a la población este método simple, seguro y barato para mantener su salud, de sus familiares y salvar vidas.

Referencias:

  1. Adela Alba-Leonel, Guillermo Fajardo-Ortiz, Joaquín Papaqui-Hernández. “La importancia del lavado de manos por parte del personal a cargo del cuidado de los pacientes hospitalizados”.
  2. Organización Mundial de la Salud “Directrices de la OMS sobre higiene de las manos en la atención sanitaria
  3. Miladys Soto Rodríguez “5 Enfermedades que pueden contraer por no lavarse las manos”
  4. Ministerio de Salud- Perú “GUÍA TÉCNICA PARA LA IMPLEMENTACIÓN DEL PROCESO DE LAVADO DE MANOS EN LOS ESTABLECIMIENTOS DE SALUD RM N° 255‐2016”

 

Noticias relacionadas
Alimentación en el embarazo
Alimentación en el embarazo

Una alimentación sana en este periodo es fundamental para asegurar el aporte correcto de nutrientes al bebé.

Alergias Alimentarias
Alergias Alimentarias

La alergia alimentaria es una reacción de hipersensibilidad a alimentos con una causa inmunológica comprobada.

Nutrición en bebes
Nutrición en bebes

La alimentación complementaria es dar a tu niño alimentos además de la leche materna, debe de iniciar a partir de los 6 meses, continuando la lactancia materna hasta los 2 años.